Exceso de positivismo: ¿qué tan bueno o malo es?


Hay muchísimas formas en las que el positivismo tóxico puede afectar tu estilo de vida y tu salud ¿Te gustaría conocerlas? Reproduce el video que hemos preparado para ti y conoce más sobre este tema.

 

 

  • Los sentimientos negativos se van acumulando. Y lo que se acumula comienza a doler más con el paso del tiempo. Esto, en un futuro, podrá detonar una enfermedad física o mental. 

 

  • No eres lo suficientemente consciente de lo que pasa a tu alrededor. Por ende, te cierras a los aprendizajes que cada situación puede traerte.

 

  • Miedo constante a enfrentar pequeños o grandes acontecimientos del día a día. Te rehúsas a corregir los errores y vivir cada experiencia por buena o mala que sea. 

 

  • Demuestras ser poco empático. Una persona positiva en exceso no es capaz de validar los sentimientos del otro. Para él no está bien visto expresar miedo, tristeza, frustración o rabia, pues siempre habrá que ver “el lado positivo de las cosas”. 

 

  • Te cierras por completo a la ayuda que puedes recibir de los demás. Si eres de aquellas personas que no demuestra lo que verdaderamente siente, es más difícil que logres encontrar una salida. 

 

Es momento de cambiar y dejar de repetir constantemente las mismas frases como: “Podría ser peor”, “Deberías estar muy agradecido”, “Pero búscale el lado positivo”, “Eso no es para tanto”, “Al final va a salir bien” o “Todo pasa por algo”. Si bien, tener actitud positiva frente a algunos acontecimientos puede resultar beneficioso al principio, trata de no excederte e identificar cada límite. Date la oportunidad de aprender de estas situaciones y como dicen por ahí: ¡forjar tu verdadero carácter!

 

Y tú, ¿Qué tan positiva/o te consideras? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Comentarios Facebook

Compartir esta información por: